DLMMJVS
1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

31

Documental Juan Pablo II El Contructor de puentes

SELLO: CON CORONA

SELLO: CON CORONA:

“CAROLUS III D.G.

HISPANIAE REX”

UN QUARTILLO

SELLO QUARTO, UN QUARTILLO

AÑOS DE MIL SETECIENTOS Y SESENTA Y SEIS Y SESENTA Y SIETE.

 

 

 

 

 

 

 

Hay que notar que según los manuscritos antiguos que hemos transcrito, Coronango era una “Doctrina” perteneciente a la primera evangelización de los primeros misioneros y los pueblos más antiguos que pertenecían a esta doctrina eran San Mateo Cuanalán, San Lorenzo Almecatlán y San Pedro Tlaltenango.

Dicho esto, antes de que Tlaltenango fuera Vicaría o Parroquia, pasaron por esta población varios sacerdotes.

Hay que hacer notar que de seguro la fiscalía de este pueblo legendario y centenario, existe desde que el pueblo fue evangelizado, es decir desde que tuvo su primera ermita del Calvario y su mayordomía de N. Sra. De Guadalupe, que después se convirtió por el fervor popular en “Santuario de Nuestra Señora de Guadalupe de Tlaltenango”. Hay un sello de fierro, sello hueco, que es testigo de este título popular. Ignoro si es concesión canónica y dice:

“SANTUARIO DE N. SRA.

DE GUADALUPE DE

TLALTENANGO”.

(Cfr. Dn. Serafín Avelino, varios años notario).

 

“Sacerdotes principales que han celebrado misas en la Parroquia de San Pedro Tlaltenango, en tiempo antiguo”.

  • Francisco de Sigüenza, de la Orden Franciscana de Cholula, el 29 de Junio de 1536. Con motivo -según el anciano- de la fundación del pueblo, celebró la primera Santa Misa.

     

  • José María Sánchez, Capellán del Ejército Insurgente de la Independencia, comandados por los Generales Señores Curas José María Morelos y Mariano Matamoros. El 12 de Diciembre de 1812, estando de paso en esta población, durante 5 días en esa fecha con motivo de la fiesta de La Guadalupana, celebró Santa Misa a las 10:00 a.m.

     

  • Año de 1867. Don Miguel Palacios y recibió la mayordomía de la Santísima Virgen de Guadalupe, de manos del Sr. Toribio Reyes.

     

  • Año de 1869. Mandado por el Excmo. Sr. Arzobispo Dn. Melitón Vargas, el Sr. Pbro. Dn. Félix N. Pérez, natural de Xoxtla y vivió en Tlaltenango algunos años; se separó por dificultades que tuvo con Dn. Lázaro Pérez y Dn. Esteban Gómez, hijos del pueblo de Tlaltenango. Dn. Lázaro Pérez murió ya muy anciano, el día lunes 14 de Octubre de 1935 y se sepultó con misa de cuerpo presente el día 16 del mismo mes y año.

     

  • Año de 1879. El pueblo de Tlaltenango estuvo sin sacerdote (pues canónicamente no lo tenía), hasta que pasó por aquí el Sr. Pbro. N. Guzmán que dilató menos de un año. Volvió este pueblo a estar sin sacerdote hasta el año de 1902.

     

(Hasta aquí los escritos que concedió Dn.Encarnación Lima, al padre Silvino Vera Cuenca, en el año de 1935).

Dn. Encarnación Lima, anciano de 84 años, en cuya casa se refugiaban los sacerdotes en las varias persecuciones contra la Santa Iglesia. Hoy en 1992 le vive su hijo o nieto Dn. Valois Lima, hombre valiente que hizo correr al maleante Dn. Pedro Cordero, azote delictivo de esta región.

También varios datos valiosos, otros no tanto y me los proporcionó a mí, Sr. Cura Enrique Márquez, Dn. Serafín Avelino que fuera notario del padre Dnr. Ramón Flores, durante muchos años.

 

Era ya necesaria y urgente la presencia de un sacerdote propio y erección de una Vicaría fija en Tlaltenango, y sus mismos fieles se tenían que mover hacia la Sagrada Mitra de Puebla para solicitarlo.

 

TRÁTIMES, SOLICITUDES, PAPELES PARA LA PETICIÓN DE UN SACERDOTE PROPIO, FIJO Y RESIDENTE EN SAN PEDRO TLALTENANGO, PUE.

DATOS AUTÉNTICOS ESCRITOS.

Existe una solicitud original muy deteriorada en el archivo de esta Parroquia, y se pide al Obispo de Puebla (pienso sería el Exmo. Sr. Ramón Ibarra) un sacerdote fijo para este pueblo de Tlaltenango:

Ilustrísimo y Reverendísimo Señor Obispo de esta Diócesis:

Los infraescritos vecinos del pueblo de San Pedro Tlaltenango, perteneciente a la Parroquia de Coronango del distrito de Cholula, ante su Señoría Ilustrísima, con el más profundo respeto, comparecemos a exponer que por la gracia de Dios nuestro Señor, el vecindario de nuestro pueblo forma parte de la Grey Católica, Apostólica y Romana, de la cual Vuestra Señoría Ilustrísima es dignísimo pastor en esta Diócesis y como tales miembros de la Iglesia de Vuestro Señor Jesucristo, anhelamos vivir en su comunión y participar de todas las gracias y dones espirituales que tiene otorgados a sus fieles.

Nuestro pueblo se encuentra en la cabecera de Coronango, a una distancia aproximada de dos y media leguas y en tal situación, no sólo nos vemos privados del beneficio de asistir con nuestros familiares diariamente al Santo Sacrificio de la Misa, sino que para recibir y practicar los demás Sacramentos, y como son los del Bautismo, Penitencia y Extremaunción, tenemos las dificultades inherentes a la ausencia de un ministro en nuestro pueblo, y a la distancia que nos separa de la Parroquia, en casos imprevistos que se presentan con el carácter de urgentes. La piedad y el celo sacerdotal de nuestro Sr. Cura Párroco, han obrado hasta donde la posibilidad se lo ha permitido en los inconvenientes enunciados; pero es lógico y natural suponer, que la complicación de la labor en la Parroquia de su cargo, ya por atender los oficios del culto en el templo de Coronango, ya para proveer a todas las demás necesidades restantes en los demás pueblos de su jurisdicción, tienen que hacer ineficaz, en muchos casos, el mayor exceso de su buena voluntad. Y así, puede comprenderse que es deber de conciencia nuestra y quizá descargo de ella por parte de nuestro Sr. Cura, el promover y apoyar respectivamente la implantación de la misma medida salvadora de esas dificultades, que venga a derramar en las almas de nuestro vecindario, los frutos de bendición que su Divina Majestad acuerda a los que se le dirigen en espíritu, y procurar ser observantes estrictos de su ley.

Por otra parte, nuestro pueblo o vecindario cuenta con dos mil quinientos habitantes, todos imbuidos en el temor de Dios y fervorosos de su culto y también con un Templo en condiciones aceptables a sus ojos; imágenes, ornamentos, vasos sagrados, edificios para casa cural y lo demás necesario para el establecimiento de un curato, el sostén de su párroco, conocidas pues cómo no, son la tierna solicitud y el perseverante afán con que “Su Señoría Ilustrísima atiende a las necesidades de sus diocesanos y procuran el aumento del fervor y piedad cristianas, bajo su elegida bondadosa y protectora nos amparamos, para venir a suplicarle por este ocurso, tenga la dignación de erigir en curato el Templo de nuestro pueblo, y dar lleno así a las necesidades espirituales que antes hemos indicado y las cuales esperamos que se presentarán a su Ilustrísima y sabia penetración, con los colores vivos y propios que nosotros no habremos podido sino bosquejar pálidamente.

El curato de Coronango se compone en la actualidad de los pueblos de San Lorenzo Almecatlán, San Francisco Ocotlán, San Antonio Mihuacán, San Miguel Xoxtla, San Pedro Tlaltenango, San Mateo Cuanalán, San Martincito Zoquiapan, en la hacienda y pueblo de Sn. Lucdas Nextetelco y creemos muy participable y conveniente que para formar el curato que solicitamos, se agregaran al nuestro los pueblos que tienen inmediatos de San Miguel Xoxtla y San Lucas Nextetelco de la Parroquia de Coronango y Santa Clara Atoyatenco y Santa María Zacatepec, de los de Natívitas y San Pedro Cholula respectivamente, con lo que quedaría formado el nuevo curato, sin menoscabo de significación y trascendencia para los erigidos actualmente.

Tenemos que pregonar las relevantes virtudes, rectitud de conciencia y celo apostólico de nuestro actual Párroco el Sr. Dn. Bernabé López y por tanto que su informe sobre todos los particulares de nuestra solicitud, llenaría el vacío, hayamos dejado por impericia e ilustraría suficientemente a su Señoría Ilustrísima en la resolución de punto tan importante como el que solicitamos.

En mérito de lo expuesto, con fundada razón y esperanza en el auxilio divino, que protege y resuelve las empresas encaminadas a fines levantados y santos, y confiados en el celo de caridad ardientísimos porque su Señoría Ilustrísima ha venido sellando los actos de administración realizados en su importante Diócesis, concluimos: sea servido proveer de conformidad esta solicitud nuestra, para mayor honra y gloria de Dios y santificación de las almas que forman el vecindario de nuestro pueblo.

Dios guarde a su Señoría Ilustrísima perdurables años.

San Pedro Tlaltenango. Agosto 6 de 1900.

Firmas de los ocurrentes.

 

Informe del Párroco de Coronango, fue redactado y mandado a la Sagrada Mitra, después de la primera solicitud que hicieron los señores del pueblo de Tlaltenango en el día 6 de Agosto de 1900.

MANUSCRITO:

“Ilustrísimo Señor Obispo:

Habiendo visto el muy respetable auto de Vuestra Señoría Ilustrísima y que recayó en el ocurso que tienen presentado ante esa superioridad los vecinos del pueblo de Tlaltenango, San Pedro, referente a la creación de un nuevo curato, que hoy pretenden se erija, atenta y respetuosamente y con la verdad necesaria, paso a informar a Vuestra Señoría Ilustrísima sobre todo lo que exponen diciendo: que el citado pueblo es de la feligresía de Coronango, cerca de dos leguas de distancia de su cabecera, situado hacia el norte, sobre un camino amplio y recto que atraviesa la población del referido curato: tiene un vecindario de indígenas con un censo de más de mil almas, no muy dedicado al culto religioso; su templo es de Bóveda de construcción regular, torres con campanas de algunos marcos, dorado su presbiterio y un crucero; con vasos sagrados, los precisos, y ornamentos de regular uso, sacristía, casa cural y cementerio están situados en lugar conveniente.

Los pueblos que señalan para formar el curato, son cuatro y dos haciendas pertenecen a la Parroquia de Coronango y el otro curato de Cholula y una hacienda con título de “Santa Clara”, perteneciente a la Parroquia de Natívitas. Todos estos, unos situados al norte y otros al sur del pueblo que pretende sea curato, distante de este, poco más o menos de una legua.

Si bien parece el número de fieles y pueblos ya mencionados, darían un censo que fuese favorable para ser congruo el curato. En mi humilde concepto, sería ilusorio, puesto que pocos serán los contribuyentes en virtud de las circunstancias y principalmente de los operarios de la hacienda.

Por lo que hace el curato de Coronango muy justo me ha parecido informar a Vuestra Señoría que cuenta con ciento catorce años que hoy tiene y en este largo y dilatado período no obstante las terribles epidemias, guerras azarosas y penosas hambres no ha sufrido el curato innovación alguna, ni por parte de la Sagrada Mitra se ha iniciado por falta de puntual servicio de los señores curas, ni menos solicitado por los pueblos que componen la feligresía. Todo esto induce a creer con fundamento que no ha sido necesario, ni conveniente dividir la feligresía, supuesto que tal medida, además de causar trastornos en el servicio de los pueblos, considerándola, atendiendo al tiempo casi inmemorial de ser gobernado bajo el mismo sistema, quita al curato elementos indispensables para su sostenimiento, en volviendo así a los inconvenientes los que pretenden la separación al curato que de nuevo se implantarán.

Dejo al Ilustrísimo criterio y probada justificación de su Señoría Ilustrísima la consideración de todo expuesto, para que venga en dictar las providencias que crean más oportunas.

Dios nuestro Señor guarde por muchos años la importante vida de Vuestra Señoría Ilustrísima.

Santa María Coronango, septiembre 28 de 1900.

Sr. Cura Dn. Bernabé López”. (Párroco de Coronango)

Rúbrica.

Nota: es comprensible que este informe del Párroco de Coronango, fue redactado y mandado a la Sagrada Mitra de Puebla, después de la primera solicitud que hicieron los señores del pueblo de Tlaltenango el día 6 de agosto de 1900. Se nota claramente que el Párroco de Coronango no quería que le desmembraran la Parroquia.

Hubo negativa a la anterior solicitud.

(Sello parte derecha superior que dice: Secretaría Episcopal de Puebla)

 

Señores Dn. Ignacio Barrientos y demás dignatarios del ocurso de fecha trece de agosto de este año.

En el citado ocurso de U.U. En que piden se erija su pueblo en Parroquia, separándose de Coronango, el Señor Vicario General de la Diócesis, tuvo a bien proveer con fecha de ayer, lo que sigue:

“Vista la solicitud de los vecinos del pueblo de Tlaltenango, de la jurisdicción de Coronango y el informe que antecede, se declara: que no hay lugar por ahora a dicha solicitud”.

Transcríbase para su conocimiento.

El Señor Vicario General de la Diócesis así lo decretó y lo firmó. Cobarrubias.

Ante mí Ignacio González, Secretario. Y lo transcribo a U.U. Como está mandado, para los fines expresados.

Puebla, 18 de octubre de 1900.

Ignacio González.”

       Rúbrica.

 

Seguramente fue mandada al año siguiente, otra comisión con otra solicitud, pero también corrió con la misma suerte. Fue negada la nueva petición o solicitud que es como sigue:

“ (Sello parte superior derecha, que dice:)

En el ocurso en que pide U. Que se provea de sacerdote que como ministro fijo resida en Tlaltenango de la feligresía de Coronango, el Señor Vicario Capitular se sirvió proveer lo siguiente: Puebla, junio 1º. De 1901. Visto el ocurso que antecede, se declara que no osbstamos las razones alusivas por el Lic. Valdés C; esta superioridad por la falta de sacerdotes de que poder disponer, no puede dotar a Tlaltenango del Vicario fijo que pide, hasta que mejorando las circunstancias que hasta ahora atraviesa la Diócesis, sea posible atender a esta solicitud.

El M. Y. Señor Vicario Capitular así lo decretó y lo firmó.

Ante mí Dr. Rafael Amador. Prosecretario.

Y lo transcribo a Ud. En cumplimiento del decreto del día ocho de este mismo mes, que manda que se le ministre a Ud. Copia del decreto transcrito como lo pidió Ud.

Puebla, 1º. De junio de 1901.

Ignacio González Srio.

Rúbrica.”

 

Manuscrito “anónimo” sin fecha, ni sello ni firma.

“Para el mejor informe del Sr. Cura de Coronango que influirá poderosamente en la mejor marcha de la erección de Parroquia en Tlaltenango, conviene que una comisión de tres ó cinco individuos de los de mayor representación presenten al Sr. Cura el expediente, rogándole como es la verdad, que su informe demuestre estos dos hechos.

Primero: que erigida la parroquia de Tlaltenango, queda congrua con los pueblos de San Lucas, San José, y San Miguel Xoxtla y con las haciendas de Xoxtla, Sta. Clara, Cuapilco, Zacatepec, Sn. Lucas y estación de Analco.

Segundo: que desmembradas las parroquias de Coronango, Natívitas, Huejotzingo y Cholula con los pueblos y haciendas mencionadas, no sufren perjuicio alguno, pues Coronango que pudiera dejar razones para quedar incongruo, por ser el más desmembrado, no lo hace porque faltaría a la verdad.

No sería por demás que el informe expresara contar Tlaltenango con todos los paramentos útiles y accesorios necesarios para el culto, así como un templor y casa cural en el mejor estado y por tanto con los elementos bastantes para pretender el rango que desea”.

(Sin fecha, ni firma ni sello)

Por fin llegó el momento esperado. La Sagrada Mitra de Puebla ante las variadas solicitudes contestó de esta manera:

Veamos primero la expresión de júbilo y gratitud de los vecinos de San Pedro Tlaltenango al recibir de la Sagrada Mitra la respuesta afirmativa.

San Pedro Tlaltenango sería elevado a la dignidad de Vicaría fija.

“Manifiestan conformidad con el reconocimiento que expresan!,

 

Señor Vicario Capitular:

Inmenso contento ha experimentado todo este pueblo de San Pedro Tlaltenango, al ver que sus súplicas y sus ruegos por el restablecimiento del ministro del que temporalmente se le privó, han sido escuchadas paternalmente y ha sido ya nombrado Vicario para atender a nuestras necesidades espirituales y proveer el culto de Nuestro Señor, al Sr. Pbro. Don Manuel Solar, nombramiento que no podemos menos que estimar y agradecer grandemente, y como de alguna manera debamos contribuir al sostenimiento de la cabecera parroquial de Coronango, enterados de que a este mismo pueblo se ha fijado el reconocimiento de veinte pesos mensuales, manifestamos nuestra conformidad con la cantidad expresada, por ese reconocimiento y los principales vecinos que inscribimos el presente por sí, y por todo el vecindario nos obligamos a satisfacer puntualmente la suma asignada. Al ofrecer a su Señoría nuestra gratitud por el beneficio recibido, le ofrecemos también nuestros mayores respetos.

San Pedro Tlaltenango, 19 de Febrero de 1902.

 

Es copia fiel de la original que firmaron los o cursantes y fue entregado en la C. Episcopal en igual fecha.”

 

Enseguida los nombres de los o cursantes que suscribieron y firmaron esta presente acta:

“Lista de los vecinos de este pueblo que firmaron como o cursantes relativos a la solicitud del sacerdote que se pidió en la Sagrada Mitra para este pueblo y son los siguientes:

 

Valentín Cordero

Encarnación Lima

José María Pérez

Antonio Reyes

Miguel M. Pérez

León Pérez

Benito Pérez

Mariano Pérez

Ciríaco Cordero

Mariano Ramírez

Ángel Alvarado

Manuel Pérez

Isidoro Lima

Juan Xochimitl

Juan P. Cordero

Francisco Ramírez

Victoriano Valdés

Domingo Lima

J. María Cordero

Cipriano Rodríguez

Anselmo Cordero

Albino Cordero

Eugenio Paredes

Cayetano Pérez

Ignacio J. Pérez

Benito Ramos

Juan Vela

Mariano Vela

Tomás Tlaxca

Nicanor Iden

José María Ortega

Ignacio Barrientos

Gregorio Rodríguez

Marcos Rodríguez

Nicolás Mendizábal

Simón Iden

Pedro Flores

Cayetano Ortega

Lorenzo Zambrano

Felipe Ramos

José María Pérez

Marcelo Xique

Macario Vela

J. María Sotero Ramírez

León Hernández

Macedonio Pérez

J. María Gómez

Ciríaco Flores

Isabel Lima

Florencio Cuacuil

Darío Cordero

Apolinar Teutle

Santiago Cuautle

Feliciano Alvarado

Miguel Fortiz

Eusebio Morales

Demetrio Reyes

Miguel G. Pérez

Víctor Tlaxca

Víctor Cordero

Ambrosio Romero

Antonio Rodríguez

Eugenio Gómez

Manuel Rodríguez

Tomás Lima

Dolores Pérez

Gregorio Badillo

Marcos Corte

Manuel Flores

Joaquín Teutle

Joaquín Alvarado

Florencio Ortega

Patricio Avelino

Teófilo Cordero

Guillermo Gómez

Cristóbal Alvarado

Espiridión Lima

Feliciano Pérez

Rafael Flores

Juan Barrientos

Elocadio Rojas

Gorgonio Tlaxca

J. María Sartillo

Evaristo Iden

Miguel González

Gabino Castillo

Bartolomé Amaro

José de Jesús Amaro

Sebastián Valdés

Ignacio Romero

Patricio Tlaxca

Feliciano Paredes

Teodoro Badillo

Leandro Fortiz

Ismael Iden

Juan A. Ávila

Lázaro Pérez

Gabino Lima

Benito Anaya

Isabel P. Cordero

Es copia de la original que firmaron los o cursantes, que obra en el archivo general de la Sagrada Mitra.

San Pedro Tlaltenango, marzo 17 de 1902.

Día que se nos entregó el sacerdote solicitado.

 

Ignacio Pérez.

Rúbrica. “

Desarrollado por: WIBIK