Historia - Galería

16 de Septiembre de 2015
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
Historia -
¡Oh, Santísima Virgen María, a fin de inspirarnos entera confianza, quisiste tomar el dulcísimo nombre de Madre del Perpetuo Socorro!

Suplícoos que os dignéis socorrerme en todo tiempo y lugar: en mis tentaciones, después de mis caídas, en mis dificultades, en todas las miserias de la vida, y especialmente en la hora de mi muerte.

Dadme, oh, ¡Misericordiosa Madre, el pensamiento y el hábito de recurrir constantemente a vos, pues estoy cierto que si os invoco con fidelidad, no dejaréis de socorrerme. Alcánzame, pues, esta gracia de las gracias; la de suplicaros incesantemente con la confianza de un niño, a fin de que, en virtud de esta oración fiel, obtenga vuestro Perpetuo Socorro y perseverancia final.

¡Bendecidme, oh tierna y bienhechora Madre y rogad por mi ahora y en la hora de mi muerte!...

¡Oh, Madre del Perpetuo Socorro, favorecedme con vuestro socorro poderosísimo y haced que yo os pida sin cesar.

Amén
más oraciones
Desarrollado por: WIBIK