Equipo Hoyt - Videos

19 de Octubre de 2013
Visitas: .
Duracion: min.

La historia de un padre y un hijo, que nos demuestran el poder de la aceptación y la superación personal. Un gran ejemplo de una actitud ante la vida.

¡Oh Espíritu Santo!

Recibe la consagración perfecta y absoluta en todo mi ser.
Dignate ser en adelante, en cada uno de los instantes de mi vida
y en cada una de mis acciones: mi Director, mi Luz, mi Guía,
mi Fuerza y el amor de mi corazón.

Yo me abandono sin reserva a tus operaciones divinas
y quiero ser siempre dócil a tus inspiraciones.

¡Oh Espíritu Santo! transfórmame con María
y en María en Cristo Jesús, para gloria del Padre
y salvación del mundo.

Amén.
más oraciones
Desarrollado por: WIBIK